Naturgas 
Presentacion

Presentación 

Rápidos cambios y grandes transformaciones vive la industria de petróleo y gas en el mundo. Por un lado, la abrupta caída en las cotizaciones internacionales del petróleo desde el segundo semestre de 2014 provocó choques de mercado que hoy todavía la industria no termina de asimilar. Por el otro, las nuevas condiciones económicas han obligado a las compañías del sector a ajustarse a las circunstancias del mercado, en un escenario desafiante,
pero del que sin duda saldrán fortalecidas.

Las épocas de altos precios del crudo hoy parecen lejanas porque persisten las condiciones que generaron la caída en los precios: una enorme oferta de crudos convencionales y al mismo tiempo, una amplia capacidad de los yacimientos no convencionales con Estados Unidos a la   cabeza, que combinadas, siguen hundiendo los pr ecios. En este agitado escenario, el gas natural se ha mantenido como un energético fuerte y confiable. Aunque sus precios han sufrido en aquellas regiones donde está indexado al
petróleo, su positiva pr ospectiva en materia de oferta y demanda le han dado el soporte para consolidarse como el tercer energético más utilizado en el mundo, con altas probabilidades de
aumentar su participación.

En Colombia, la perspectiva también luce favorable. El gas natural mantuvo el año pasado su participación como proveedor del 25% del consumo de energía primaria y su principal reto está en incorporar nuevas reservas en e l territorio nacional, para atender la creciente demanda. Las cifras del sector son contundentes. El país produjo 1,177 Giga Pies de Unidades Térmicas (GBTUD en 2014), el 80% provenientes de los campos de Cusiana-Cupiagua y Chuchupa   Ballena. Las empresas del sector invirtieron más de $336,000 millones en producción, transporte y d istribución.

La cobertura siguió creciendo y al cierre del año el gas natural domiciliario llegó a 926 centros  poblados del país, de los cuales 624 corresponden a cabeceras municipales. El año 2014 cerró
con 7,244,384 viviendas con instalación de gas natural, el 86 % de ellas ubicadas en los estratos 1, 2 y 3, lo que refleja el impacto social que tiene este e nergético.

La mayor demanda de gas natural en Colombia sigue siendo la de los generadores termoelétricos y la industria, que sumadas representan alrededor del 50% del total. Las exportaciones a Venezuela mantuvieron el año pasado una tendencia descendente y solo representaron 8% del total de la demanda. En el segmento de gas natural vehicular, la conversión de 31,619 nuevos carros permitió que el año cerrara con 508,125 unidades convertidas. Esta cifra consolida a Colombia como el octavo país con mayor número de vehículos que se mueven con gas natural.

El desafío del sector para este año es atender la demanda actual y seguir expandiendo los negocios a nuevos segmentos. Aunque este es un reto que involucra fundamentalmente a las compañías que se dedican a la exploración de recursos naturales, así como a las encargadas del transporte y distribución del gas hasta los hogares, el Gobierno tendrá que jugar este año un papel preponderante para que el sector desarrolle su potencial. No de otra manera las empresas de la cadena encontrarán el ambiente de confianza que requieren para cumplir sus metas y mantener su flujo de inversiones.

La formulación de políticas públicas oportunas que incentiven la exploración y garanticen la inversión en toda la cadena productiva del gas natural, así como la adopción de condiciones de mercado que garanticen la recuperación de los costos en que incurren los productores, transportadores y distribuidores para atender el mercado, son requisitos indispensables para que el sector siga invirtiendo en planes de expansión y se atienda la demanda actual.


Eduardo Pizano de Narváez
Presidente Naturgas